Con la aparición de Nacho Torres parece que el Pro y JxC se pasan a la oposición. Sin embargo, este sector no solo le dio gobierno a Milei si no que le respaldo parcialmente la Ley Ómnibus. Algunos comienzan a hacer seguidismo, nosotros creemos que hay algo ahí y nos abrimos al debate.

En los últimos días se hizo fuerte la figura de Nacho Torres, el gobernador de Chubut que se planto contra la quita de las coparticipaciones a las provincias. Siendo militante del Pro y JxC, espacio que le dio gobierno a Milei y respaldo parcialmente La Ley de Ómnibus, nos da a entender que se trata de una disputa entre las facciones de la burguesa, a las que se suma el PJ. La clase obrera en cambio busca otra salida, mediante las asambleas y con planes de lucha por un paro nacional y una salida obrera y popular.

Parece ser que LLA y JxC se están divorciando, y algunos piensan que Mauricio Macri esta detrás de esta movida. Lo cierto es que sin coparticipación ninguna provincia se sostiene, y JxC que tiene las mayorías de las gobernaciones quiere limpiar su imagen ante una naciente radicalización de la clase obrera organizada.

Comentarios sobre la oposición a MILEI

En los últimos días se reforzó la figura de Nacho Torres, gobernador de Chubut por el Pro en JxC, tras amenazar al gobierno nacional, en alianza con otros gobernadores de la Patagonia, de cortar el suministro de petróleo si no daba marcha atrás con la quita de la coparticipación a las provincias. En este sentido, muchos compañerxs desde la oposición comenzaron a destacar su liderazgo contra el gobierno de Javier Milei, y así hubo comunicados respaldando su movida tanto desde el PJ hasta el PC.

Está a la vista que se trata de una disputa entre dos facciones de la alianza de gobierno, es decir LLA con el gobierno nacional y JxC con los gobiernos provinciales. Ahora bien, lo que mas ruido hace de esta nueva movida son los rebuscados y forzados sentimientos separatistas que promueven. No hay que apurarse a apoyar toda expresión de oposición a este gobierno, hay que poder analizar los intereses políticos y económicos detrás.

De todas formas, el reclamo es justo. Es necesario lograr que el gobierno de marcha atrás con la quita de la coparticipación a las provincias, ya que de lo contrario será extremadamente difícil sostenernos. Ahora, no hay que dejar de lado que los gobernadores de JxC firmaron un comunicado de repudio porque se ven apretados por las constantes movilizaciones obreras contra sus gobiernos. Es decir, los mismos gobernadores que ayer apoyaron la Ley Ómnibus, hoy se ven en un cuello de botella y buscan cuidar su imagen oponiéndose a Milei.

No creemos que haya que correr detrás de la liga de gobernadores de JxC, si no más bien seguir apostando a construir con las asambleas los planes de lucha unificados contra las políticas de ajuste y vaciamiento del gobierno nacional, a las que los gobiernos provinciales han respaldado desde diciembre. Por mucha crítica que hagan no vemos la ruptura con LLA.

Ahora bien, cabe destacar que el gobierno tiene otro gran enemigo al que le dedica mucho tiempo: los movimientos sociales. Grabois y Belliboni, la UTEP y UP siguen estando en el punto de mira del gobierno de LLA y el Pro.

Desde los medios oficialistas operaron contra Grabois diciendo que había malversado los fondos que se le destinaban al desarrollo social mediante el SISU y el FISU. De esta manera, comenzaron una brutal campaña de odio contra Fernanda Miño, quién estaba a cargo de esa área durante el gobierno de UxP. ¿Saben que pasó? Luego de esta opereta llena de fake news cerraron dichos organismos, dejando a los barrios sin urbanización y por supuesto a un montón de compañeros sin trabajo.

Contra Belliboni hacen campaña mediática y hasta lo amenazan de muerte. Detrás de esto hay un ataque directo al Potenciar Trabajo.

Está claro que, pese a las diferencias que puede haber entre el espacio de Grabois y el de Belliboni, la estrategia es la organización obrera con un plan de lucha y movilizaciones contra los gobiernos que ajustan.

En este sentido, nosotros coincidimos y estamos parados en este lado de la oposición y no con las facciones de la burguesía que están disputándose poder. No nos extraña que PJ y sus gobernadores se hayan sumado a la movida de JxC, pues también son otra facción de la burguesía, pero si advertimos a quienes estamos en la oposición con organización obrera no comerse la curva. Nos sorprende el comunicado del Partido Comunista, que incluso hace hincapié en una posición separatista declarando en nombre de “los Partidos Comunistas de la Patagonia”.

La clase obrera ya esta organizada en las asambleas y las multisectoriales, ésta es nuestra herramienta y no respondemos a avanzadas burguesas y separatistas.

Ahora bien, Javier Milei deberá respetar los marcos de la democracia si quiere evitar un estallido social. En caso de que esté dispuesto a romper las reglas del juego democrático burgués estaría habilitando también cualquier tipo de resistencia y oposición a su gobierno.

Si esto pasa, la radicalización debe ser obligatoria. De lo contrario, no solo estaríamos desaprovechando las configuraciones de las condiciones materiales para una trasformación social, si no que aun peor, estaríamos siendo cómplices del gobierno y la oposición liviana.

Aquí puede ocurrir que exista también una ruptura, puesto que algunos sectores de UxP no están dispuestos a una transformación social y esperan un mero cambio de gobierno por la vía electoral. Si las bases se radicalizan, estamos ante la posibilidad de un reagrupamiento por izquierda de las fuerzas progresistas y populares, una ventana hacia un tercer polo político, de izquierda.

Y es que, al final de cuentas UxP tiene mucho que perder, puesto que también gobiernan en intendencias y provincias. En cambio nosotros, la clase obrera, no tenemos nada que perder mas que las cadenas, como decía Karl Marx. Si bien para nosotros, que fuimos oposición al gobierno del FdT desde 2021 no nos parece raro un proceso de ruptura, sabemos que hay sectores obreros compañeros que están analizando que relación ir desarrollando en cuanto al PJ.

Lo que esta claro es que a la Ley de Ómnibus la volteamos con la enorme movilización obrera y popular, la misma que desafió y debilitó el Protocolo Anti Protesta de Bullrich. Hoy los compañeros de diferentes sectores obreros van al paro y exigen a la CGT un Paro Nacional para tirar también el DNU y todo el paquete de ajuste. Mas adelante profundizaremos sobre lineamientos mas finos hacia la izquierda (H.A.A.?), pero creemos que el camino sigue una salida desde la clase obrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese

Vamos a trostkearla: respuesta a la izquierda trotskista – y peronista –

Ante las duras críticas recibidas en nuestro último posteo, vamos a hacer…

VIDEO: ¿Quién es Victoria Villarruel? La diputada negacionista de Javier Milei

Hoy te contamos quién es Victoria Villarruel, la diputada negacionista y filofascista…