El Partido Justicialista (PJ) en nuestro país está visto como la herramienta de la clase obrera, pues controla las centrales sindicales y la mayoría de los gremios y sindicatos del país. Una de las estrategias de la izquierda ha sido construir corrientes sindicales propias para disputar con independencia. Sin embargo todavía no cobra fuerza porque no hemos construido un movimiento nuevo que supere a lo que se ha agotado y no representa a los intereses de la clase obrera.

Las luchas obreras y populares que surgieron al calor de 2001, del Argentinazo, trajeron una propuesta superadora que era organizar a la clase obrera con independencia de clase. Esta ruptura ocurrió luego de que el PJ claudicara en la lucha contra el FMI y sus políticas de ajuste que terminaron con 38 muertes.

Lo que pasó después es que la falta de un proyecto político, sea frentista o partidario, disolvió esa rebeldía popular en tres caminos: quienes se integraron a los frentes del kirchnerismo con el objetivo de disputar por dentro al peronismo; quienes probaron suerte en el frente del trotskismo, hasta donde les dejaron; y quienes aún elijen luchar pero entienden que hace falta construir un proyecto político.

Leíamos que el MST, con Periodismo de Izquierda, hizo un llamado a todas las organizaciones qué luchan para confluir en la necesidad de construir un proyecto de izquierda. Estamos parcialmente de acuerdo.

Obreros de todo el país se organizan en diferentes organizaciones de todo tipo. Las multisectoriales son las que han activado la unidad y están organizando, como pueden, los planes de lucha. De esos espacios debe surgir el movimiento que supere a la burocracia sindical y los partidos que alguna vez fueron obreros y hace tiempo se volvieron partidos patronales.

El PJ y sus herramientas se han agotado, por qué se rompió el pacto social, que no fue más que un parche para frenar la lucha de clases. Con esta ruptura la realidad exige la construcción de un Frente Único y la instalación de un movimiento nuevo, de izquierda, antimperialista y socialista, es decir un movimiento que luche por el fin de la explotación del hombre por el hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese

Vamos a trostkearla: respuesta a la izquierda trotskista – y peronista –

Ante las duras críticas recibidas en nuestro último posteo, vamos a hacer…

VIDEO: ¿Quién es Victoria Villarruel? La diputada negacionista de Javier Milei

Hoy te contamos quién es Victoria Villarruel, la diputada negacionista y filofascista…