En marzo de 2021 Tehuel de la Torre estaba a semanas de cumplir 22 años. Vivía en San Vicente con su mamá, su hermana y su novia Luciana, a quien acompañaba en la crianza de su hijo. Tehuel soñaba con jugar en Boca. ‘’Ya voy a caerte de visita’’ dijo en el último audio que le mandó a su papá.

Tras su desaparición el 11 de marzo de 2021, comenzamos a articular el alarido que interrumpe el pacto de silencio y de normalidad en el que acostumbran a quedar las desapariciones y actos de violencia hacia personas de la comunidad Travesti-trans. 

A lo largo y ancho del país distintas asambleas y grupalidades LGBTINBQ+, feministas y organizaciones por los derechos humanos nos unimos al pedido de la familia de Tehuel por su búsqueda y aparición con vida.

No dejaremos de preguntarnos por él hasta que aparezca, no dejaremos de exigir a los poderes que refuercen y efectivicen sus dispositivos de búsqueda y no dejaremos de repetir que tanto el Estado como gran parte de la sociedad son cómplices y responsables de permitir las condiciones materiales para que hoy Tehuel nos falte. 

Las personas travestis y trans somos empujadas a la informalidad y precariedad laboral debido a la evidente discriminación que se ejerce sobre nuestras identidades. Esto supone la expulsión o la deserción temprana de instituciones familiares, sociales y educativas. 

Los medios hegemónicos también construyen y reproducen en el imaginario social el rechazo y la ridiculización de nuestras vidas. 

Sin garantías de trabajo genuino y de posibilidades de existencia dignas, Tehuel, como tantxs otrxs, asistió a una entrevista laboral que se dio en absoluta irregularidad. 

Fue contactado por Luis Alberto Ramos quién le prometió un trabajo de mesero y fue en la casa de este hombre en donde se vio a Tehuel por última vez. Ramos junto a Oscar Alfredo Montes están detenidos por la desaparición de Tehuel sin avances en la investigación. 

La desaparición de Tehuel es el resultado de la violencia simbólica sistemática y de las condiciones materiales en las que somos obligadxs a vivir gran parte de la comunidad LGBTINBQ.

En el medio de una crisis económica que agobia a casi la mitad de la población no podemos dejar de mencionar que la mayoría de las personas pobres son mujeres cis, personas LGBTIQ e infancias. Es imperativo revertir la vulnerabilidad a la que somos expuestxs y exponer que tanto el Estado como a los sectores productivos formales perpetúan esquemas de exclusión y discriminación que atentan contra nuestras vidas y nuestra dignidad.

A 33 meses de la desaparición de Tehuel seguimos exigiendo que las provincias adhieran e implementen la la Ley de Cupo Laboral Trans y defiendan la Ley de Identidad de Género.

A 33 meses de su desaparición seguimos exigiendo la BÚSQUEDA Y APARICIÓN CON VIDA DE TEHUEL DE LA TORRE.

Por Furio Manuel Elías Interlandi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese

DDHH: Victoria Villarruel vos sos la dictadura, literalmente

Nos van a acusar de outsider del periodismo, pero ¿como podemos definir…

El artificio de ser trans

Ser trans es inventarse lugares fértiles para la existencia. En ser trans…

AMENAZAS CON BOMBAS MOLOTOV EN LA SEDE PORTEÑA DEL PARTIDO COMUNISTA

Tres bombas molotov listas para ser utilizadas aparecieron esta mañana en la…