Tres mujeres perdieron la vida mientras que otra logró pedir ayuda a tiempo. La crueldad de los femicidios a plena luz del día o en la vía pública a la vista de la gente plantea la interrogante sobre cómo será esta etapa en la que se habilita la violencia desde los espacios de poder.

Marlene Quiroga tenía 30 años, era trabajadora golondrina y venía de Salta. Fue encontrada en un canal de riego en San Carlos el domingo 3 de diciembre. Su muerte se investiga por femicidio y hay dos varones detenidos.

Gabriela Videla tenía 33 años, era mamá de un nene pequeño y se había recibido de psicóloga hace unos meses. El martes 5, en Guaymallén, fue agredida por su ex pareja Esteban Fernando Rodríguez Salva, de 31 años, en el colectivo mientras volvía del trabajo a su casa. Los pasajeros le pidieron al chofer que intervenga y al bajarse del colectivo la apuñaló. El femicida tenía denuncias y la justicia no aplicó medidas de protección. Antes de morir le dijo a quienes la socorrieron que su ex estuvo amenazándola todo el día.

Malén Ledesma tenía 24 años, estudiaba la licenciatura de Inglés en la UNCuyo. El viernes 8 fue apuñalada y arrojada de la camioneta por su novio en la ruta provincial 82. El femicida Iván Juarez de 25 años huyó pero la policía lo encontró kilómetros después porque viajaba con la camioneta ensangrentada.

Además de los femicidios, durante el sábado 9 en Ciudad de Mendoza una mujer pidió ayuda al 911 porque su marido intentó prenderla fuego.

La justicia patriarcal, de haber actuado frente a las denuncias, podría haber evitado alguna de las muertes. Mientras las mujeres morimos en manos de nuestras parejas, la Dirección de Género y Diversidad ve disminuido su presupuesto, que no se ajusta a los índices de inflación y tampoco lo utilizan en su totalidad. Mendoza ni siquiera tiene un ministerio para abordar las políticas de género como lo tienen otras provincias del país. El Estado es responsable.

Ante los hechos de violencia es imprescindible organizarse, no solo para pedir justicia, si no para estar alertas y cuidarnos entre nosotres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese

DDHH: Victoria Villarruel vos sos la dictadura, literalmente

Nos van a acusar de outsider del periodismo, pero ¿como podemos definir…

El artificio de ser trans

Ser trans es inventarse lugares fértiles para la existencia. En ser trans…

AMENAZAS CON BOMBAS MOLOTOV EN LA SEDE PORTEÑA DEL PARTIDO COMUNISTA

Tres bombas molotov listas para ser utilizadas aparecieron esta mañana en la…